VIDA COTIDIANA

 LA MUJER REVOLUCIONARIA

mujeres20durante20la20revolucion

 

Hoy la Historia de las Mujeres no es ninguna novedad, incluso en algunos ámbitos se puede decir que la literatura sobre los estudios de género es abundante. En cambio en los manuales escolares de historia la presencia de las mujeres es aún muy escasa. Por ello, para hacer visibles a las mujeres en la Historia, proponemos esta unidad didáctica que trata de analizar las actuaciones y los intereses de las mujeres durante la Revolución Francesa.

 

   LAS MUJERES DE LOS SALONES

En los siglos XVII y XVIII mujeres de la nobleza y la alta burguesía organizaban en los salones de sus lujosas mansiones, hoteles parisinos o palacios, tertulias culturales, donde  discutían sobre las ciencias, las letras y las artes, las nuevas ideas y la política. 

 Estas mujeres, polemizadas en la “querella de las mujeres” y ridiculizadas con términos como “précieuses”(preciosas) , “femmes savantes”(mujeres sabias) , pusieron de manifiesto el interés del género femenino ante todos los campos del saber, y demostraron su capacidad de gestión y organización como anfitrionas de las no siempre fáciles relaciones de los salones.

DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS DE LA MUJER Y DE LA CIUDADANA

 Petición de las mujeres del Tercer Estado al Rey, 1 de enero de 1789. 

 Excluidas de las Asambleas Nacionales por leyes demasiado bien cimentadas para contravenirlas.

 

Las mujeres del Tercer Estado nacen casi todas sin fortuna; sin educación, a veces de mala calidad. Se les enseña los principales deberes de la religión, a trabajar, eso a la edad de los quince o dieciséis años, en que pueden ganar cinco o seis sueldos al día. Algunas se casan, sin dote, e incluso dan la vida a un hijo. 

Muchas veces por el hecho de nacer mujeres son desdeñadas por sus padres que se niegan a casarlas para concentrar su fortuna en la persona de su hijo al que destinan a perpetuar su nombre en la capital.

 

Ellas piden que los oficios propiamente de las mujeres, como costurera, bordadora… bajo ningún pretexto puedan ser ejercidos por el hombre. 

Quieren medios para aquellas  que tienen verdadero talento a pesar de las trabas de su educación.

 

Que el rey les asigne los cargos que pueden ocupar tras haber superado un examen que confirme su talento.

Que las mujeres lleven una marca distintiva (sean diferentes de los hombres pero con los mismos derechos).

Y que se le conceda un derecho gratuito a la educación, para aprender de la lengua los principios de la religión y la moral.

 

Olympe de Gouges, 1791 

Para ser decretados por la Asamblea nacional en sus ultimas sesiones o en la próxima legislatura.

 

PREÁMBULO 

Las madres, hijas, hermanas, representantes de la nación, piden que se las constituya en asamblea nacional. Por considerar que la ignorancia, el olvido o el desprecio de los derechos de la mujer son las únicas causas de los males públicos y de la corrupción de 105 gobiernos, han resuelto exponer en una declaración solemne, los derechos naturales, inalienables y sagrados de la mujer a fin de que esta declaración, constantemente presente para todos los miembros del cuerpo social les recuerde sin cesar sus derechos y sus deberes, a fin de que los actos del poder de las mujeres y los del poder de los hombres puedan ser, en todo instante, comparados con el objetivo de toda institución política y sean más respetados por ella, a fin de que las reclamaciones de las ciudadanas, fundadas a partir de ahora en principios simples e indiscutibles, se dirijan siempre al mantenimiento de la constitución, de las buenas costumbres y de la felicidad de todos.

En consecuencia, el sexo superior tanto en belleza como en coraje, en los sufrimientos maternos, reconoce y declara, en presencia y bajo 105 auspicios del Ser supremo, los Derechos siguientes de la Mujer y de la Ciudadana.

 

ARTÍCULOS: 

I

La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos, Las distinciones sociales sólo pueden estar fundadas en la utilidad común.

II

El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión.

III

El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre: ningún cuerpo, ningún individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos.

IV

La libertad y la justicia consisten en devolver todo lo que pertenece a los otros; así, el ejercicio de los derechos naturales de la mujer sólo tiene por límites la tiranía perpetua que el hombre le opone; estos límites deben ser corregidos por las leyes de la naturaleza y de la razón.

V

Las leyes de la naturaleza y de la razón prohiben todas las acciones perjudiciales para la Sociedad: todo lo que no esté prohibido por estas leyes, prudentes y divinas, no puede ser impedido y nadie puede ser obligado a hacer lo que ellas no ordenan.

VI

La ley debe ser la expresión de la voluntad general; todas las Ciudadanas y Ciudadanos deben participar en su formación personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos; todas las ciudadanas y todos los ciudadanos, por ser iguales a sus ojos, deben ser igualmente admisibles a todas las dignidades, puestos y empleos públicos, según sus capacidades y sin más distinción que Ja de sus virtudes y sus talentos.

VII

Ninguna mujer se halla eximida de ser acusada, detenida y encarcelada en los casos determinados por la Ley. Las mujeres obedecen como los hombres a esta Ley rigurosa. 

VIII

La Ley sólo debe establecer penas estricta y evidentemente necesarias y nadie puede ser castigado más que en virtud de una Ley establecida y promulgada anteriormente al delito y legalmente aplicada a las mujeres.

IX

Sobre toda mujer que haya sido declarada culpable caerá todo el rigor de la Ley.

X

Nadie debe ser molestado por sus opiniones incluso fundamentales; la mujer tiene el derecho de subir al cadalso; debe tener también igualmente el de subir a la Tribuna con tal que sus manifestaciones no alteren el orden público establecido por la Ley.

XI

La libre comunicación de los pensamientos y de las opiniones es uno de los derechos más preciosos de la mujer, puesto que esta libertad asegura la legitimidad de los padres con relación a los hijos. Toda ciudadana puede, pues, decir libremente, soy madre de un hijo que os pertenece sin que un prejuicio bárbaro la fuerce a disimular la verdad; con la salvedad de responder por el abuso de esta libertad en los casos determinados por la Ley. 

XII

La garantía de los derechos de la mujer y de la ciudadana implica una utilidad mayor; esta garantía debe ser instituida para ventaja de todos y no para utilidad particular de aquellas a quienes es confiada.

XIII

Para el mantenimiento de la fuerza pública y para los gastos de administración, las contribuciones de la mujer y del hombre son las mismas; ella participa en todas las prestaciones

personales, en todas las tareas penosas, por lo tanto, debe participar en la distribución de los puestos, empleos, cargos, dignidades y otras actividades.

XIV

Las Ciudadanas y Ciudadanos tienen el derecho de comprobar, por sí mismos o por medio de sus representantes, la necesidad de la contribución pública. Las Ciudadanas únicamente pueden aprobarla si se admite un reparto igual, no sólo en la fortuna sino también en la administración pública, y si determinan la cuota, la base tributaria, la recaudación y la duración del impuesto.

XV

La masa de las mujeres, agrupada con la de los hombres para la contribución, tiene el derecho de pedir cuentas de su administración a todo agente público.

XVI

Toda sociedad en la que la garantía de los derechos no esté asegurada, ni la separación de los poderes determinada, no tiene constitución; la constitución es nula si la mayoría de los individuos que componen la Nación no ha cooperado en su redacción.

XVII

Las propiedades pertenecen a todos los sexos reunidos o separados; son, para cada uno, un derecho inviolable y sagrado; nadie puede ser privado de ella como verdadero patrimonio de la naturaleza a no ser que la necesidad pública, legalmente constatada, lo exija de manera evidente y bajo la condición de una justa y previa indemnización.

 

 

CUADERNOS DE QUEJAS DE LAS MUJERES

 

Los Cuadernos de quejas y lamentos (Cahiers de plaintes et doléances), elaborados en toda Francia en vísperas de la reunión de los Estados Generales, han proporcionado una excelente fuente documental para conocer la situación del pueblo francés en vísperas de la Revolución.

 

 

OLIMPIA DE GOUGES (1748-1793)


Su nombre verdadero era Marie Gouze, considerada una de las precursoras del feminismo. Nacida en 1745, Montauban, hija de un carnicero y una lavandera, se casó con un anciano rico. Tras quedarse viuda, quedó con dinero suficiente para mantenerse a sí misma en Paris desde 1788, viviendo de los precarios ingresos que obtuvo como escritora. Pobremente educada, su gramática, ortografía y caligrafía dejaban mucho que desear y sus escritos tendían a ser demasiado prolijos y  ampulosos. Pese a sus sostenidos esfuerzos, no consiguió ser una autora de éxito. Escribió numerosas obras teatrales, además de novelas y opúsculos político-sociales, y dirigió el periódico   L’ Impatient. Fundó la Société populaire de femmes.
Ridiculizada por su franco y obstinado feminismo, sus tempranos intentos de organizar a las mujeres, su manifiesto rupturista por los derechos femeninos y despreciada como traidora a la revolución por oponerse a la pena de muerte contra el rey Luis XVI y su familia, se convirtió en un objetivo del Terror jacobino.
Prolífica escritora política, se manifestó claramente contra la represión jacobina y contra
Robespierre y Marat. Acusada de ser una realista reaccionaria fue guillotinada en 1793.
Sin embargo, las obras de Olimpia de Gouges fueron a la vez profundamente feministas y revolucionarias. Exaltada por las ideas de la Revolución Francesa, publicó en septiembre de 1791 un manifiesto titulado La Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, tomando como modelo la Declaración de 1789, y aplicándolo de manera exhaustiva a las mujeres, escribió el, hasta entonces, más brillante y radical alegato en favor de las reivindicaciones femeninas.
Gouges reclamó un trato igualitario de la mujer con respecto al hombre en todos los aspectos de la vida, públicos y privados: el derecho de voto, de ejercer cargos públicos, de hablar en público sobre asuntos políticos, de igualdad de honores públicos, de derecho a la propiedad privada, de participar en el ejército y en la educación e, incluso, de igual poder en la familia y en la iglesia.

http://es.wikipedia.org/wiki/Olympe_de_Gouges

 

 

http://www.google.es/search?source=ig&hl=es&rlz=1G1GGLQ_ESES300&q=Revolucion+francesa+mujer+revolucionaria&meta

 

 

http://thales.cica.es/rd/Recursos/rd99/ed99-0257-01/olimpia.html

Responses

  1. Habéis realizado una muy buena labor de investigación. Sin embargo el texto está algo desordenado y ni tan siquiera está titulado convenientemente. Os voy a mantener 5 puntos sobre los 6 posibles pero quiero que hagáis los siguiente. Manteniendo la página “Vida Cotidiana”, tal y como aparece ahora aunque mejorada con su título y demás, quiero que escribáis una entrada en la página principal con la Declaración de derechos de la mujer y otra con los datos que tenéis de Olimpia de Gouges. Igualmente si alguno de los miembros de este grupo desea realizar un trabajo voluntario, le propongo de tema una investigación más exahustiva sobre los “Cuadernos de quejas y lamentos”. Quien quiera hacerlo que escriba un comentario en Chisteria proponiéndolo.

  2. muy buen análisis pero necesitan acordar una letra igual para todo el texto. suerte!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: